Pasar al contenido principal

El Seminario Técnico sobre la modificación de la LOTUP despierta el interés de los ingenieros agrónomos

El seminario técnico sobre la entrada en vigor de la modificación de la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje (LOTUP); organizado por el COIAL el pasado miércoles, fue un gran un éxito. El acto desbordaba todas las previsiones y generaba un gran interés por parte de los ingenieros agrónomos acerca de esta nueva Ley que supone una gran oportunidad para nuestro sector.

Baldomero Segura, decano del COIAL, destacaba la gran participación del colegio en la elaboración de esta ley y celebraba que se haya atendido la demanda que hemos perseguido durante mucho tiempo para que el suelo no urbanizable tenga la consideración necesaria para propiciar el desarrollo del medio agrario y del sector alimentario. “Este es el punto de partida hacia la evolución de sistemas en los que la ordenación del suelo y su uso estén más claras y sean más propicias para fomentar el desarrollo. De esta manera, también se evitarán dinámicas perniciosas para el sistema alimentario y para el sistema rural”, consideraba Segura.

La modificación de la LOTUP implica una simplificación de los trámites que facilitará la puesta en marcha de proyectos en suelos no urbanizables. Además, destacan las oportunidades de trabajo en el bloque de la minimización de impactos territoriales. Especialmente las relativas a la Regularización de Actividades Industriales en Suelo No Urbanizable y proyectos de minimización de impacto de edificaciones aisladas.

Lluís Ferrando, secretario autonómico de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, destacaba en su ponencia que organizar esta jornada ha sido “todo un acierto por parte del COIAL porque, de esta manera, todos sus colegiados han podido conocer la ley”. Ferrando valoraba la modificación de la LOTUP como “una oportunidad de trabajo para el colegio y sus colegiados para que todos los objetivos de la ley se cumplan”.

Acerca de la concesión de licencias, Ferrando destacaba que se ha tratado de “eliminar los obstáculos que impedían o retrasaban la concesión de licencias para favorecer, en la medida de lo posible, la actividad económica, evitar el despoblamiento, despuntar la agricultura y otorgarle el valor que le corresponde en nuestra sociedad”.

Por otra parte, Ferrando insistía en que es conocida “la existencia de una gran cantidad de viviendas en suelo no urbanizable o sobre todo en urbanizable, que no cuentan con el alcantarillado adecuado, no están integradas desde el punto de vista de lo forestal y posiblemente estén en zonas inundables sin ningún tipo de prevención del riesgo. Por eso, se han tomado una serie de medidas para evitar o intentar minimizar el impacto ambiental de estas edificaciones. Es importante que tengan un alcantrarillado adecuado y un suelo urbanizable más ordenado las urbanizaciones construidas en los años setenta y ochenta. Para llevar a cabo estas acciones, necesitamos la colaboración del COIAL y de todos sus profesionales”.

Por su parte, Víctor Martínez, director de la Cátedra de Estructuras Agrarias de la Comunitat Valenciana centró su intervención en la nueva Ley de Estructuras Agrarias que ha seguido un proceso de aprobación paralelo al de la LOTUP y como van de la mano ambas normativas a la hora de la definición de lo que es la actividad agropecuaria y la actividad complementaria.

El representante del Servicio Territorial de Urbanismo, Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio; Enrique Martí Selva, puso ejemplos de las modificaciones más importantes de la LOTUP y detalló aspectos de la exención de las Declaraciones de Interés Comunitario (DIC), la minimización de los impactos territoriales y la regularización de actividades en los suelos no urbanizables.