Pasar al contenido principal

La CHJ destina más de un millón de euros en la restauración del río Serpis en Gandía

La Confederación Hidrográfica del Júcar, O.A., (CHJ) ha presentado esta mañana en Gandía las labores de restauración fluvial que se están realizando en el río Serpis, en el tramo comprendido entre los puentes ‘Torre dels Pares’ y el ‘Pont de Daimús’. La actuación tiene el objetivo de recuperar la vegetación de ribera del cauce, cuenta con un presupuesto que supera el millón de euros y se ejecuta sobre un tramo de un kilómetro y medio de longitud. Cada destacar que estos trabajos forman parte de la restauración integral del río Serpis, una actuación, incluida en el programa de medidas del Plan Hidrológico del Júcar 2022-2027, que permitirá “recuperar el estado natural del río” desde el embalse de Beniarrés hasta su desembocadura.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Miguel Polo, y el comisario de Aguas, Marc García, han sido los encargados de explicar los detalles del proyecto en un acto en el que también han participado la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Pilar Bernabé, y el alcalde de Gandía, José Manuel Prieto.

Durante su intervención, Miguel Polo ha destacado la puesta en marcha de una actuación que se llevaba gestando desde hace bastante tiempo. De hecho, una de las primeras visitas que realizó como nuevo presidente del Organismo fue a Gandía, donde se reunió con la entonces alcaldesa y ahora ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, para conocer la situación del río Serpis a su paso por la localidad. “Nos mostraron su preocupación por el estado del cauce y nos pusimos manos a la obra para buscar la mejor solución posible, que pasa por recuperar la vegetación de ribera y eliminar las cañas que todavía hoy siguen colonizando gran parte del cauce”, ha explicado.

Dos años después de esa visita, la restauración integral del río Serpis es una realidad que está incluida en el Plan Hidrológico del Júcar 2022-2027. Una actuación que, según Polo, permitirá “devolver el estado natural del río hasta su desembocadura”. “El objetivo, como en muchas otras actuaciones que estamos realizando a lo largo y ancho de la demarcación, es recuperar un espacio que merece ser aprovechado por los vecinos y que hasta ahora solo generaba problemas”.

Por su parte, el comisario de Aguas ha puesto el acento en el “importante esfuerzo, tanto económico como técnico” que está realizando el Organismo para poder llevar a cabo este tipo de actuaciones. “Cada kilómetro de río restaurado supone alrededor de un millón de euros de inversión y un gran trabajo de planificación. En lo que llevamos de año hemos recuperado más de 10 kilómetros de cauces, por lo que la inversión asciende a 11 millones de euros, una cifra que pone de manifiesto el compromiso de la Confederación con el buen estado de nuestros ríos”, ha dicho.

La delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Pilar Bernabé, ha destacado el esfuerzo que está realizando la Confederación Hidrográfica del Júcar en la recuperación de los cauces de la demarcación. “Es fundamental para el Gobierno de España trabajar en la regeneración y el mantenimiento de nuestros cauces”, ha señalado.

Por su parte, el alcalde de la localidad, Juan Manuel Prieto, ha puesto de manifiesto la importancia “de entender el río como un espacio verde que pueda resultar provechoso para la ciudadanía y no como un problema”. En este sentido, se ha mostrado satisfecho con una actuación que “permitirá también recuperar el cauce para el uso social con vistas a un futuro paseo fluvial hasta la desembocadura”.

Una actuación dividida en dos fases

Marc García también ha sido el encargado de explicar cómo se va a realizar la actuación y el objetivo ambiental de la misma. La primera fase de los trabajos, que arrancaron a mediados de este mes de septiembre, se centran en la eliminación y desbroce de la parte aérea de las especies invasoras, en su mayoría Arundo donax o caña común.

“Se realiza con maquinaria pesada y el objetivo es despejar la zona de cañas, pero respetando las especies autóctonas que todavía habitan en el cauce y que es necesario mantener, sobre todo, para disminuir la potencia del río ante grandes avenidas”.

Durante esta primera fase de actuación, que tendrá una duración de 10 meses, también se procederá al triturado de los restos del desbroce, que se mezclarán con el terreno antes de instalar una cobertura opaca de geotextil que permanecerá en el terreno durante al menos 18 meses. Se trata de una técnica habitual en las restauraciones que viene realizando el Organismo debido a su gran efectividad. Las lonas generan calor en el suelo, evitan que pase la luz solar y que la planta pueda efectuar la fotosíntesis, por lo que su rizoma se agota y el Arundo donax no puede volver a brotar.

Transcurridos esos 18 meses se iniciarán los trabajos de la segunda fase de la restauración integral de este tramo del río Serpis. Primero se procederá a retirar la cobertura geotextil y después se realizarán, de forma periódica, plantaciones de especies autóctonas de ribera.